Artículos

Destacado

El Karategi, un símbolo de valores

Los tres valores fundamentales que debe poseer un karateca para poder ser considerado como tal, son: respeto, humildad y honor. Compartimos esta visión de los valores representados en el karategi escrita por Daniel Tchey en su sitio web.

La vestimenta utilizada para practicar karate (karategi), está compuesta por un pantalón y una chaqueta. A estas dos prendas se le añade un cinto que muestra según su color y estilo, el grado alcanzado. Según Tchey, respeto, humildad y honor, son valores se relacionan directamente con el karategi, de la siguiente forma:

El pantalón (zubon). Es la representación material del respeto, ya que cubre a la vista de los demás, las partes íntimas que precisamente por respeto no se deben mostrar arbitrariamente.

La chaqueta (uwagi). Simboliza la humildad a no hacer alarde de musculosos pectorales, trabajados abdominales o saludable condición física en general. Esconde nuestra fortaleza en un intento de evitar provocación o demostración de superioridad.

El cinto (obi). Debe ser garantía del grado técnico alcanzado así como de los valores humanos adquiridos. Llevar el cinto negro es sinónimo de tener y demostrar esos valores; valores que se han ido consolidando tras cada sesión de entrenamiento con la ayuda de su sensei y compañeros. Todo un honor el poseer un carácter tan íntegro.

Por tanto, cada vez que nos ponemos el pantalón, debemos engrosar nuestro respeto a todo lo que nos rodea; cada vez que atamos las cinchas de la chaqueta, debemos reforzar nuestra humildad, y cada vez que anudamos el cinto, debemos sentir el honor de pertenecer a esta gran familia de karatecas.

Una vez que finalizamos nuestra sesión, y precisamente en orden inverso al expuesto anteriormente, nos despojaremos del karategi y deberemos entender que el karate no es exclusivo del dojo, sino que es nuestra obligación llevarlo a buen término en cada momento de cada día. Por eso, al finalizar el plegado del pantalón, de la chaqueta y de nuestro apreciado cinto, debemos alzar la vista, mirar al frente y seguir practicando karate, porque eso es lo que somos; KARATECAS.

Esta es una visión personal del karate, sus valores y su simbología representada en el karategi, la cual no intenta desmerecer ni contradecir cualquier otra opinión o versión al respecto.

Escrito por Daniel Tchey
Fuente: karatepicanya